miércoles, septiembre 16, 2009

Ciudad de los dragones


A cualquier lado que dirigiesen la mirada por la rendija de la ventanilla, Jim y Lucas no veían más que dragones ocupados en sus quehaceres. Algunos preparaban café o cocían bollos directamente sobre el fuego que salía de sus narices. Naturalmente, se trataba de café especial para dragones, de bollos de alquitrán y harina de huesos, condimentados con veneno, bilis, pedazos de cristal y chinchetas. Todo para dragones.

2 comentarios:

Diego Moscato dijo...

Me gusta mucho esa influencia de El Bosco.
Saludos
Diego

° Mirloniger ° dijo...

Me gusta...